lunes, 20 de marzo de 2017

Corioamnionitis: la hora de un nuevo enfoque.
Current Opinion in Pediatrics 2017; Vol 29 (2): 159 164

Objetivo de la revisión
Las normativas de la asociación entre la corioamnionitis materna y sepsis de aparición temprana en el recién nacido han sido largamente reconocidas y establecidas, se recomienda tratar a todos los lactantes expuestos con antibióticos de amplio espectro hasta que la infección se pueda descartar. Sin embargo, datos recientes sugieren que la observación cercana de recién nacidos a término y prematuros tardíos, que se observan bien, puede ser una alternativa preferible. La presente revisión se refiere a la evidencia a favor de los cambios propuestos recientemente para el diagnóstico y tratamiento de las mujeres y los recién nacidos después de un diagnóstico de corioamnionitis materna. También se discuten las implicaciones potenciales de estas nuevas guías de práctica.


Hallazgos recientes
Un panel de expertos reunidos en 2015, para proporcionar guías basadas en la evidencia actualizada para el diagnóstico y tratamiento de las mujeres y los recién nacidos después de un diagnóstico de corioamnionitis materna. La terminología revisada y los criterios diagnósticos fueron propuestos, así como los cambios en el manejo de los recién nacidos de madres con sospecha de infección intrauterina, más notablemente una recomendación para observar (en lugar de tratar) a los recién nacidos a término y prematuros tardíos que se observan bien.


Resumen
Una estrategia de manejo que consiste en observar de cerca a los recién nacidos de término y pretérmino tardíos expuestos a sospecha de infección intrauterina es preferible a la terapia antimicrobiana empírica. Se necesitarán grandes estudios epidemiológicos prospectivos para conocer el impacto de estas nuevas guías de práctica de los resultados de los neonatos expuestos a la infección intrauterina y/o inflamación. Mejorar la precisión en el diagnóstico clínico de la infección intrauterina debería mejorar tanto la calidad y la reproducibilidad de los datos generados a partir de estudios futuros. 

https://drive.google.com/file/d/0B3qlDZlEl8yXZWswS0xhdGtEVFU/view

miércoles, 14 de septiembre de 2016

NeoReview - SEPTIEMBRE 2016

La encefalopatía hipóxica-isquémica (EHI) es un síndrome clínico de disfunción neurológica que resulta de la falta de oxígeno y sangre al cerebro alrededor del nacimiento. Esta entidad es una de las principales causas de morbilidad neurológica y de disfunción multiorgánica o muerte en el neonato nacido a término o casi término y de discapacidad permanente en los supervivientes.
Durante el siglo XX esta entidad ha permanecido huérfana de intervenciones terapéuticas específicas dirigidas a prevenir o aminorar el daño cerebral asociado a esta agresión perinatal. Este panorama ha cambiado radicalmente en la primera década del siglo XXI, cuando varios ensayos clínicos demostraron que la reducción de la temperatura cerebral en 3-4º C, en las primeras 6 horas de vida, constituye una intervención eficaz y segura para reducir la mortalidad y la discapacidad mayor en los supervivientes. Esta demostración ha dado lugar a que la EHI sea hoy una urgencia diagnóstica y terapéutica en neonatología.

A pesar de la evidencia terapéutica disponible, existe una gran variabilidad en el abordaje terapéutico de la EHI en Iberoamérica. Por ello, la Sociedad Iberoamericana de Neonatología (SIBEN) convocó el VII Consenso Clínico con el objetivo de establecer recomendaciones terapéuticas en el manejo de la EHI. En este Consenso Clínico participaron 43 neonatólogos y enfermeras neonatales de toda Iberoamérica quienes, de acuerdo al proceso y metodología descritos para los Consensos SIBEN, revisaron las mejores demostraciones científicas disponibles y propusieron recomendaciones y sugerencias. El proceso culminó con una reunión presencial (conferencia de consenso) de todos los participantes en la Ciudad de México (agosto 2014), en donde se presentaron, discutieron y consensuaron las conclusiones finales.